Centro de Diagnostico Integral

Como no ser Estupido 2

La estupidez tiene un costo incalculable ya que ha costado más que todas las guerras (nacidas de la estupidez, lógicamente, ya que es estúpido crear armas de guerra para matarse, cuando sentados en una mesa y con una buena botella de trago, se puede solucionar todo y dividir los panes, después de todo y al final del camino, después de haberse despedazado y de haber muerto millones inocentes (los giles ponen los muertos y los sapos son los que se quedan con el botín), hay que fumar la pipa de la paz y así ha sido la historia de la humanidad, desde que nació la vida en nuestro planeta. Salvador de Madariaga (España 1886-1978 Ministro de Justicia y de la generación del 14) esgrime buenas razones por las que España no debió haberse embarcado en las fantasías de Colon, (pero el brillo del metal dorado pudo más), ya que el cerro de lingotes de oro que fue de América a España, fue despilfarrado en las guerras europeas, con Inglaterra (que iniciaba su revolución industrial) y con Francia (comenzaba su Revolución). La contrarreforma supuso un cierre a las influencias exteriores y un anquilosamiento generalizado de la institución, que pasó a cumplir la que de hecho siempre había sido su principal función: la reproducción de las élites. El oro entraba por un lado y desaparecía por otro, sin dejar rastro. ¿Cómo fueron los españoles capaces de desbaratar estas riquezas? Típico latino, cuando el oro comenzó a llegar en cantidad, los españoles se dedicaron a gastarlo (en obras faraónicas y boato, ¿no se les parece a lo que ha ocurrido en nuestro país en los últimos 10 años de bonanza petrolera? Mucho más activos en el gasto que en la producción, las inmensas importaciones de oro y de plata fomentaron el gasto-despilfarro, al mismo tiempo que ahogaron el incentivo para la producción (igual que aquí, los dueños del poder se olvidaron del agro, de que nuestras raíces están en la agricultura). Los envíos de oro fueron de 1500 a 1600 y luego declinaron, los de plata fueron de 1600 a 1700. Y se acabó la fiesta, ya que, los hijos y nietos de los conquistadores, quisieron también manejar por cuenta propia el pastel y botaron a sus antepasados con las guerras de la independencia. Un observador español, Pedro de Valencia, escribió en 1608: «Tanta plata y tanto dinero, han sido siempre un veneno fatal para las repúblicas y ciudades. Creen que las mantendrá el dinero y no es cierto, lo que proporciona sustento son los campos arados, los pastos y las pesquerías.» Que gran verdad aplicable el día de hoy, 2017, a nuestra pequeña república bananera, que abandonó el campo por el oro negro, hasta que papá USA para liquidar a Rusia, invento el Fracking (fracturación hidráulica) y tiró el precio a los suelos y de adonde no se levantará jamás, ya que ahora se venden más los autos eléctricos, de caña de azúcar, de batería o de luz solar. El oro negro en 10 años solo nos dejó deudas (40.000 millones a China y no se a quien más), hizo más ricos a los que tenían el mando y como siempre, mas paupérrimos a los de abajo, aquellos en cuyo nombre se hacen siempre las guerras y revoluciones y a quienes se los termina liquidando, o con las bombas (Siria) o con el hambre (África). Pero el sumun de la estupidez humana se lo lleva el “papeleo” manejado por esa mafia incompetente, incapaz e inútil, llamada Burocracia, que además de no servir para nada, entorpecen el trabajo productivo del sector privado, motor de toda nación. Con un simple papel (formulario), una firma de un burócrata (vago y analfabeto) y un sello con algún símbolo patrio, manejan al mundo entero y más aún ahora que hay organismos monstruosos supra-países (ONU y sus mil entidades satélites), Comunidad Europea, NATO y en nuestro continente un montón de grupos creados sin ningún fin y manejados por un montón de Insulsos (así se llamaba el hasta hace poco, presidente de la OEA). Los abogados viven gracias a la estupidez de la gente. Y qué decir de la idolatría de la gente (masa) a sus ídolos. Ni los faltos de sentimientos y secos en la expresión de las emociones, los alemanes, crearon su ídolo: al monstruo de Hitler lo convirtieron en su Dios, que los guio hasta enterrarlos en cascotes y destruir toda una nación. Exactamente igual como lo hace ahora otro demente en Siria: Bashar Háfez al-Ásad. Y continuando con la tradición, ahora en nuestro continente se han creado nuevos líderes, elevados algunos ya a los altares, sin base ni fundamente alguno: Y así tenemos en el Olimpo y muy bien sentado a Fidel Castro (monstruo de monstruos, que ha hecho de la otrora bella isla de Cuba, una cárcel sin posibilidad de escape, ya que es una isla, rodeada de un mar lleno de tiburones. Y junto a él, pero no tan alto, está el Che Guevara (delincuente argentino que no hizo nada en la vida, excepto maldades, lógicamente). Hace poco se les han añadido, a título de “campagnons”, el monstruo venezolano de Chávez, sátrapa que inició el desmantelamiento de ese otrora bello y próspero país, Venezuela y en donde hoy la gente se muere de hambre y busca la comida en los basureros. Los comunistas del Siglo 21 y siguiendo la tradición rusa-china, han resucitado a viejos ¡lideres” (léase monstruos-dictadores), como Stalin y Mao. Y no contentos con todo eso, se han sacado del cementerio a luchadores valiosos en su época, pero que cometieron muchos pecados, cuyas huellas nos causan conflicto hasta el día de hoy. Y así Simón Bolívar, no solo que es el Padre de la Patria en Venezuela, sino el Dios a venerar. ¡ ma tristesse dieu !

Doctor Rafael Antonio Velasco Terán

Neurólogo, psiquiatra, geriatra, medicina antienvejecimiento

Consulta: Kennedy Norte: Juan Falconí y Alberto Borges – Tel.503.7849

Cel. 0984885070 – Mail: rafaelvelascot – Guayaquil-Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cesta de Compras
Su cesta está vacía